Trekking Desierto del Sáhara

Al sur de Douz se abre el Gran Erg Oriental. Este arenal forma parte del mar de dunas que se extiende desde Nouakchott, en la costa Atlántica, hasta Mourzouk, en el sur de Libia. Una incursión a pie durante 4 días nos permitirá tomarle el pulso al desierto, adaptando la velocidad de nuestro desplazamiento a pie a las costumbres locales; podremos pasar unos días al ritmo de las antiguas caravanas y la población nómada de la zona.
Desde la zona de Tembaïn y acompañados por los dromedarios que cargarán con nuestro material, iniciaremos las caminatas por el Gran erg oriental. El terreno es cambiante, de las dunas (erg) pasamos por el reg (llanuras que combinan terreno pedregoso con áreas más arenosas) en nuestra inmersión en el medio desértico.
Poco a poco, al ritmo de nuestros pasos, iremos descubriendo la diversidad de paisajes del Sáhara, no es extraño cruzarse con alguna pequeña caravana de habitantes semi-nómadas y, con suerte, avistar alguna gacela o escurridizo fenek. Nuestro equipo tunecino se encargará durante estos días de montar y desmontar los campamentos, preparar las comidas y cargar los dromedarios. Estarán encantados sin embargo de contar con la colaboración de aquel que desee aprender a montar una haima, preparar el pan tradicional del desierto, etc.
Desplazarnos a pie por el Erg Oriental de Túnez nos permite viajar en el tiempo y recuperar el ritmo de viaje de las antiguas caravanas. Caminar en compañía de nuestros dromedarios y preparar cada día el pan con las brasas sobre la arena en nuestro campamento nos permite recuperar nuestro ritmo vital olvidado.
Durante las etapas del desierto, el equipo local se encarga del montaje del campamento (una ayuda siempre es bienvenida) y de la preparación de las comidas. Se instalan grandes haimas (1 o 2 según tamaño del grupo) para pasar la noche a cubierto; se facilitan también colchonetas y mantas, pero cada uno debe llevar consigo su saco de dormir.
La comida fuerte del día es la cena que se suele basar en un mínimo de 2 platos más el postre, El desayuno es también razonablemente abundante y el almuerzo se suele hacer más ligero (ensaladas o similar) ya que se toma entre caminatas. Además, se realizan un par de tentempiés adicionales durante el día para ir reponiendo fuerzas.
Al terminar el trekking, de regreso, pararemos en Matmata, para almorzar y para poder visitar alguna de las típicas habitaciones trogloditas.
Haremos noche en Douz. La pequeña población de Douz es la puerta de entrada al Erg Oriental. Vale la pena pasear por su zoco y visitar el pequeño pero interesante museo del desierto.

Comments are closed.